Skip to content
Tu cesta
15,00 € para envío a domicilio gratuito
15,00 € para envío a domicilio gratuito

Seguir comprando
Tu cesta

Tu cesta está vacía

Depresión de invierno: qué es y cómo combatirla

¿Has notado que de diciembre a marzo duermes más, sientes antojos nuevos y tienes menos energía? La mayoría de las personas experimentamos estos síntomas del llamado trastorno afectivo estacional, también conocido como depresión de invierno.


Según la Clínica Mayo, el trastorno afectivo estacional es un tipo de depresión relacionada con los cambios de estación; suele comenzar en otoño y durar todo el invierno, y afecta nuestro estado de ánimo y nuestro desempeño en el día a día.


Cómo se manifiesta


Durante el invierno, cuando los días son más cortos y el clima en general no está de nuestro lado, todos solemos sentirnos un poco decaídos. El trastorno afectivo estacional puede manifestarse en la falta de energía, dificultad para concentrarse y pérdida de interés. En casos más graves puede incluir apatía generalizada y sentimientos de desesperanza.


Principales síntomas del trastorno afectivo estacional:


-Exceso de sueño

-Cambios de apetito, especialmente antojo de carbohidratos

-Cansancio o falta de energía


Cómo combatirlo


Aunque se desconocen las causas exactas del trastorno afectivo estacional, varios estudios sugieren que sus síntomas están relacionados con la falta de luz.


La disminución de luz solar puede provocar una caída de nuestros niveles de serotonina y melatonina, así como alterar nuestro reloj biológico. Todos estos cambios pueden desencadenar una depresión.


Arriba la serotonina


Hacer ejercicio es una excelente manera de mantener tus niveles de serotonina estables sin ayuda del sol. Claro que si puedes hacer actividades al aire libre, mejor. También es recomendable comer alimentos ricos en omega-3, como aguacate, chía y nueces.


Más vitamina D


La vitamina D ayuda a potenciar el efecto de la serotonina en nuestro cuerpo. Normalmente el cuerpo la produce cuando exponemos nuestra piel al sol, por lo que en invierno hay que darle una ayuda extra con alimentos como el atún y la caballa, que son ricos en vitamina D.


Fototerapia


Como hemos dicho, el problema está en la falta de luz. Por eso es importante tratar de asegurarte de que recibas al menos una hora al día de sol. También puedes optar por lámparas terapéuticas especialmente diseñadas para suplir esa falta de luz natural.


Límite de compra excedido
Purchases over €3000 must be made through the Contact Center
Español