Skip to content
Tu cesta
15,00 € para envío a domicilio gratuito
15,00 € para envío a domicilio gratuito

Seguir comprando
Tu cesta

Tu cesta está vacía

Shamanism

La fiesta en el bosque: una visita al chamán Heriberto Tchujandama en el Amazonas

El antropólogo Francesco D'angelo, licenciado en Atropología por la Pontificia Universidad Católica del Perú, nos cuenta su experiencia documentando prácticas chamánicas en Chazuta, en el Amazonas peruano.

“Bienvenidos a Chazuta”. El mensaje, escrito en un letrero en forma de jarrón, nos avisa que finalmente hemos llegado. Viajamos desde Lima, la capital de nuestro país, hasta la ciudad de Tarapoto, en la región norte del Perú. Desde ahí recorrimos 53 kilómetros hasta llegar a este remoto pueblo del Amazonas.  

Nuestro destino final es Río Bosque Mágico Chazuta. Liderada por una familia, esta iniciativa combina actividades de turismo y reforestación con el cultivo de cacao y los tratamientos medicinales a base de ingredientes naturales. Vinimos especialmente a ver a Heriberto Tchujandama, el curandero local y jefe de la familia, para que nos enseñe cómo utiliza las plantas en su práctica medicinal. Más importante aún, Heriberto nos ayudará a entender que una relación armoniosa con la naturaleza es la clave para conseguir el equilibrio personal. 

La sabiduría de los ancestros 

Heriberto comenzó sus estudios de curandero con solo 15 años, a pesar de que sus padres no le prestaban especial atención a su pasión por descubrir las propiedades medicinales de las plantas. Sus abuelos, en cambio, sí pudieron ayudarle a desarrollar esos conocimientos. 

Después de décadas de estudio y práctica, Heriberto es ya un experto curandero. Nos explica que utiliza las plantas medicinales para ‘revertir el daño que tiene la gente’, y que para convertirse en curandero es necesario no solo identificar y probar las distintas plantas, sino, sobre todo, establecer una relación de respeto con ellas. 

¿Cómo utilizan los curanderos las plantas?

Los chamanes creen que cada tipo de planta tiene un espíritu o ‘madre’, y que esos espíritus son los que guían a los chamanes y les enseñan las propiedades curativas de cada planta. 

Antes de utilizarlas para sus ceremonias, los curanderos les hablan a las plantas, les piden permiso para utilizarlas y les soplan tabaco como una manera de ‘limpiarlas’. Cuando las plantas están preparadas, se organiza una ceremonia en la que el paciente suele beber esta preparación o bañarse en ella. Normalmente, estas ceremonias se desarrollan en espacios de calma en medio de la naturaleza, y pueden involucrar también cantos chamánicos, llamados ícaros, y el humo de una especie de tabaco, conocida como mapacho, que se mezcla con canela. 

Esta ceremonia es casi tan importante como las plantas que se utilicen en ella, porque los chamanes no buscan necesariamente curar una enfermedad en particular. Por el contrario, entienden la sanación como un proceso holístico que involucra al cuerpo, la mente y el espíritu, y que busca ayudar a las personas a conectar con la naturaleza y consigo mismas. 

Límite de compra excedido
Purchases over €3000 must be made through the Contact Center
Español